KRILL BILL

¿Es realmente mejor y más bio-disponible el krill, que el aceite de pescado? O ¿Es sólo un producto más, excesivamente caro que no es coherente en su relación calidad-precio-sostenibilidad?

Hace ya un tiempo que cambié las perlas de aceite de pescado por el de krill y aún hoy descubro nuevas informaciones a favor del consumo de krill, que quiero compartir con aquellos que ya han descubierto sus beneficios o que no se lo han cuestionado todavía.

Pincha la imagen para ver el reportaje sobre el aceite de Krill en Dsalud.

Pincha la imagen para ver el reportaje sobre el aceite de Krill en Dsalud.

Pero a modo de introducción, un breve resumen sobre la importancia de los acidos grasos (omega·3) que contienen los aceites extraídos tanto de pescado como de krill.

Se llaman “ácidos grasos esenciales” porque el cuerpo humano es incapaz de fabricarlos, por lo que deben ser obtenidos a través de nuestra dieta.

Hay dos tipos de ácidos grasos esenciales: omega-3 (ácido alfa-linolénico) y omega-6 (ácido linoleico).

La deficiencia de ácidos grasos esenciales y los desequilibrios entre omega-3 y omega-6 se han relacionado con evidencias científicas con problemas de salud graves como ataques al corazón, cáncer, resistencia a la insulina, asma, depresión, envejecimiento acelerado, accidentes cerebrovasculares, la obesidad, la diabetes, la artritis, el TDAH, y la enfermedad de Alzheimer, entre otros.

 Los componentes activos principales del aceite de pescado/krill son EPA y DHA.

DHA y EPA son grasas poliinsaturadas que juegan papeles muy importantes en el cuerpo, específicamente en el desarrollo de la visión y la función cerebral de los niños.

Un estudio encontró cantidades significativamente menores de EPA en las células de los pacientes que intentaron suicidarse, lo que sugiere que los ácidos grasos omega-3 en realidad pueden desempeñar un papel en la prevención del suicidio.

La falta de DHA también se ha asociado con la enfermedad de Alzheimer, trastornos de atención,  fibrosis quística  y otras enfermedades.

Aquí os dejo un “apaño”  que he hecho a partir de la expléndida, pero muy inglesa versión de mercola en su ¡Fish Oil Vs. Krill Oil!

foto1

ACEITE DE PESCADO: Los suplementos de aceite de pescado normalmente se extraen de sardinas y anchoas, triturando el pescado y drenando el aceite que emana fundamentalmente de su piel. Puede provenir de piscifactorías do capturas de animales salvajes en alta mar, como el halibut, el arenque, la caballa, el salmón, las sardinas, el bacalao y el atún blanco. El aceite de pescado también se puede extraer de ballena o grasa de foca.

Contiene un 30% de EPA y DHA omega-3 ácidos grasos, pero tiene los niveles de antioxidantes muy bajos y es propenso a la oxidación y el enranciamiento, cosa que puede liberar radicales libres dentro de su cuerpo.

 ACEITE DE KRILL: El krill es un crustáceo parecido a un camarón de 2 gr. Viaja por las prístinas aguas del Océano Antártico en grandes bancos compuestos por millones de individuos. Se alimenta del fitoplacton que flota sobre las aguas y es el alimento preferido de focas, ballenas, pingüinos, aves y otras especies marinas.

Aunque tenga el 14% de EPA y DHA. La estructura de fosfolípidos de estos ácidos grasos los hace mucho más absorbible y eficaces. Es 48 veces más potente que el aceite de pescado y luego tiene más de 300 veces su proporción en vitaminas A y E. Es 47 veces más potente que el aceite de pescado en el poder antioxidante de la luteína. Tiene 34 veces el poder antioxidante de la Coenzima Q10.

¿ES EL OMEGA-3 UNA FUENTE DE RECURSOS SOSTENIBLES?

foto2

Pincha en la imagen para más información sobre la sobre explotación pesquera.

 ACEITE DE PESCADO: El promedio de las cuotas de capturas de pescado, sobrepasan entre el 15 y el 30% los límites de seguridad impuestos por los científicos para evitar la extinción. La Fao confirma que más del 80 % de los caladeros están sobre-explotados y que el 30% de las especies marinas corren serio riesgo.

ACEITE DE KRILL: Hay suficiente biodisponibilidad de krill en los océanos para sus depredadores naturales y el consumo humano.

foto3

Pincha en la imagen para ver un interesante reportaje sobre “El Krill, el rey de los omegas” de http://www.soycomocomo.com

EL CCAMRL encargado de gestionar los recursos marinos de las aguas que rodean la Antártida, estima que tendría que excederse en 50 veces el límite de seguridad permitido por año, para ocasionar un desequilibrio en el ecosistema. Y ni siquiera se ha llegado nunca a los 6,6 millones de toneladas, que es el máximo de la cuota anual permitida. Las estimaciones de la biomasa de krill antártico oscilan entre 170 millones a 740 millones de toneladas. La tasa de reprodución anual puede alcanzar varios cientos de millones de toneladas.

¿SE PONE EN RIESGO EL MEDIO AMBIENTE?

ACEITE DE PESCADO: La sobre-explotación pesquera pone en riesgo la vida marina. Más de 300,000 cetáceos mueren cada año por las redes de arrastre. La acuicultura es la principal productora de los suplementos de aceite de pescado, causando en la mayoría de casos cantidades ingentes de aguas contaminadas con las heces de los animales, restos de pienso y antibióticos usados en estas piscifactorías que se desaguan sin filtrar y van a parar a los ríos y mares que nos rodean.

ACEITE DE KRILL: Los consumidores de aceite de krill son acusados de “robar comida a las ballenas”. No es cierto. La estimación de krill que consumen las ballenas es de aproximadamente 85 millones de toneladas por año. Lo que significa que la captura total anual media real es sólo un 0,14% del consumo total de la ballenas, menos de 1/5 del 1%.

¿ESTÁ LIBRE DE CONTAMINANTES?

ACEITE DE PESCADO: Se extrae de las especies que están contaminados con metales pesados peligrosos como mercurio, PCBs, de sustancias radiactivas como cromo y arsénico y tiene altos niveles de metales pesados. Los residuos tóxicos en los peces de criadero pueden ser de 9 millones de veces superior a la cantidad que se encuentra en el agua.

foto4

 ACEITE DE KRILL: Se extrae de bancos de estos crustáceos recogidos en mares de aguas profundas y vírgenes lejos de las zonas industriales. No acumulan niveles peligrosos de metales pesados, PCBs, dioxinas y otros contaminantes.

foto5
Si quieres leer más sobre “El Krill antártico: estudio de caso sobre las implicaciones de la pesca en el ecosistema”, por Virginia Gascón y Rodolfo Werner de la “Antartic and Douthern Ocean Coalition”. PINCHA EN LA IMAGEN

MI ELECCIÓN

Os dejo mi opción personal por el momento con una bolsa de cápsulas blandas de aceite de krill BULK POWDERS en formato de 600 dosis (2×300 días) sale por 0,38€ día y persona (mientras no encuentre otra mejor en relación calidad-precio).

Si comparáis con las perlas de aceite de pescado en la misma web, la diferencia de precio se nota, la bolsa de 900 perlas (6×150 días) sale por 0,23€ día y persona.

Todo es cuestión de equilibrar la economía familiar con nuestros requerimientos nutricionales y fomentar el criterio suficiente para poner en juego la sostenibilidad y la huella ecológica de los productos que consumimos, con los beneficios que nos reportan y sus posibles sustitutos según nuestro estilo de vida. 

Si queréis ver un breve vídeo muy inspirador para todos aquellos que practicamos equilibrismos en la cuerda floja del salario español… os recomiendo un rato con la familia Wallenda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ALIMENTOS, ECOLOGÍA, PREVENCIÓN, SALUD, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a KRILL BILL

  1. Pingback: HOMBRES, MUJERES Y OMEGA 3 | practico eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s