Soñar con criterio

“¿Te atreves a soñar?” 

La creatividad, la capacidad de soñar y de creer en cualquier cosa que tienen los niños es maravillosa, y sin embargo, el sistema educativo en general y la educación incluso en el seno de la familia, en la mayoría de las culturas nos enseñan que soñar despierto es una pérdida de tiempo.
 “¿Te atreves a soñar?” busca ayudar a las personas a recuperar esa capacidad de soñar despierto y canalizarla para lograr sus metas, ya que un objetivo empresarial o personal no deja de ser un sueño…

Matti Hemmi fundó inKNOWation en 2006. Desde entonces, guía a líderes empresariales en la transformación de sus organizaciones ayudándoles a reinventarse gracias a su metodología de transformación. Su firme convicción se basa en que el individuo debe atreverse a salir de su zona de confort, y desafiar el status quo. De lo contrario, como decía Einstein, estarán mostrando síntomas de locura. Esto es, seguir haciendo más de lo mismo esperando resultados diferentes.

matti hemmi

Matti Hemmi, el autor del vídeo viral «¿Te atreves a soñar?», con más de cuatro millones de visitas en internet.

 Y aunque el vídeo es una estrategia de marketing, como cualquier otra, la forma y el contenido importan.

 Me he preguntado ¿Por qué suele tener una connotación tan negativa la “autoayuda”?

Concepto que hasta hace poco me hacía chirriar los dientes. La ciencia tradicional, junto a unas cuantas falsas creencias generalizadas y prejuicios personales hacia individuos que venden ciertas prácticas absolutamente subjetivas (videntes, milagreros…) sustentaban mi negación absoluta a este tipo de libros o métodos.

Pero desde que comprendí e hice mío el principio absoluto de “manipulación y corrupción” de los grandes medios de “información y comunicación” a nivel mundial por parte de los intereses privados de las grandes corporaciones y sistemas financieros. Tengo mucho cuidado de comprobar las fuentes e informarme de los criterios y posibles intereses de aquellos, a los que tomo en cuenta a la hora de cuestionarme la realidad.

 

Por eso ahora comprendo el gran error que cometí, de meter en el mismo saco a trabajadores y pensadores autónomos e independientes, que divulgan el conocimiento personal y/o profesional que les ha llevado a comprender y progresar en sus vidas. Con esa parte de la población, que además de estar perdidos son tan ignorantes y prepotentes… que se creen en posesión del método infalible para que seas y tengas lo que siempre has querido… por un “módico precio”.

 En esa búsqueda sobre la “autoayuda” también me he reconocido en anteriores planteamientos, como el que propone David Viñas, este profesor de Teoría de la literatura y literatura comparada en la Universitat de Barcelona critica que los libros de autoayuda venden al lector una especie de vida planificada que puede incluso acabar generando angustia al no cumplir las expectativas.

 Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20120213/54252476422/entrevista-david-vinas-autoayuda-erotica.html#ixzz3RAId2lU6

 Siguiendo la entrevista, he encontrado el siguiente comentario del mismo Sr. Viñas

“La angustia o el sufrimiento psíquico que al final conlleva la autoayuda mal interpretada y mal consumida acaba siendo un problema”.

 Cualquier práctica convencional o no, es propensa a ser “mal interpretada y mal consumida”, creo yo.

 Otro planteamiento desafortunado en mi humilde opinión del Sr. Viñas, es en el que responde a la pregunta de ¿quién acude a la autoayuda?

“El lector natural acude a estos libros porque cree que lo necesita y que realmente le van a ayudar. Y eso ya lo condiciona todo en la relación con el libro porque ya no se va con el espíritu crítico necesario”.

El lector natural de estos libros, puede encontrarse en la misma sección autores tan diversos como Stephen R. Covey, a quien la revista Time incluyó en su lista de los veinticinco norteamericanos más influyentes y fue distinguido con siete doctorados honoris causa. El doctor Covey fue cofundador y vicepresidente dela FranklinCovey Company, empresa líder en servicios profesionales, con oficinas en 123 países. Autor de “Los 7 hábitos para la gente altamente efectiva”

También hay científicos como el Dr. Bruce H. Lipton conLA BIOLOGIA DE LA CREENCIA: LA LIBERACION DEL PODER DE LA CONCIENCIA, LA MATERIA Y LOS MILAGROS”, en el que este prestigioso biólogo celular, describe con precisión las rutas moleculares a través de las cuales, nuestras células se ven afectadas por nuestros pensamientos gracias a los efectos bioquímicos de las funciones cerebrales. 

O manuales de rostros conocidos como el “SI NO TE GUSTA TU VIDA, ¡CAMBIALA!” de JESUS CALLEJA, Planeta 2014, donde narra sus ideas y consejos para todo aquel que no se conforma con la rutina y la pasividad. A partir del lema Si no te gusta tu vida, ¡cámbiala!

Puede que el “lector natural” de estos libros sea como cualquier otro lector, o acaso ¿el apasionado de la novela histórica, no puede comprender y compartir la esencia de la narración y mantener la objetividad sobre las posibles contradicciones que encuentre en el texto? Puede que muchos lectores naturales mantengan una actitud coherente en todas sus lecturas, sin importar el género.

 

Así que volviendo a la pregunta sobre la connotación negativa de el término “autoayuda”, también he encontrado reflexiones más afines a mi experiencia. Como la que ofrece Borja Vilaseca en sus textos como periodista y escritor que actualmente publica de forma regular en El País Semanal (EPS), donde escribe artículos de psicología práctica para inspirar a los lectores a conocerse a sí mismos y crecer en comprensión y sabiduría. 

El triunfo de la autoayuda tiene mucho que ver con la pérdida progresiva de credibilidad que están padeciendo las instituciones religiosas. De hecho, algunos sociólogos afirman que la autoayuda está en camino de convertirse en la gran religión del siglo XXI. Lo cierto es que ambas comparten una serie de paralelismos, entre los que destaca el paternalismo. Esta similitud pone de manifiesto el victimismo imperante en nuestra sociedad. En general, queremos que alguien o algo resuelvan nuestros problemas y conflictos. Por eso solemos aferrarnos a personas o instituciones que nos ofrezcan consuelo y nos garanticen seguridad.

Si quieres leer “La verdad sobre la autoayuda” de Borja Vilaseca PINCHA en la imagen.

Y aunque no pierde de vista, que “a lo largo de la última década se ha multiplicado exponencialmente el número de personas interesadas en conocerse mejor y potenciar su inteligencia emocional. Y como consecuencia de ello no solo se ha puesto de moda, sino que se ha consolidado como un negocio muy lucrativo. También comprende que “la autoayuda es el concepto que se utiliza para etiquetar cualquier iniciativa psicológica, espiritual o esotérica alternativa a la terapia convencional y a la religión tradicional. Y eso, en sí mismo, ya es motivo para ganarse unos cuantos enemigos. Sobre todo porque puede robar parte de la clientela”.

Así que por el momento me quedo con estas observaciones en barbecho, en cuanto a la pregunta que me hacía sobre la connotación negativa de la autoayuda. Y comparto además  la reflexión queBorja Vilaseca hace cuando comenta que:

“Desde un punto de vista emocional, nadie puede ayudarnos. Como mucho, los demás pueden acompañarnos en nuestro proceso. Pensar lo contrario es un acto de soberbia y de superioridad. Las personas que creen que ayudan suelen posicionarse por encima de los que reciben dicha ayuda. En cambio, las personas que ejercen temporalmente el rol de acompañantes procuran mantenerse al mismo nivel, posibilitando que el aprendizaje sea recíproco. En vez de dar consejos y recetas sobre la manera en la que otros deberían vivir sus vidas, es mucho más útil y eficiente hacer preguntas y compartir reflexiones que nos permitan crecer en comprensión”.

Al final de esta puesta en común he comprobado que existe un gran número de profesionales, investigadores, pensadores y científicos que divulgan sus experiencias y conocimientos para la mejora del ser humano, se les incluyan o no en la sección de “autoayuda”. Y que la fobia de sus detractores, que argumentan con frecuencia que son libros simplistas, vacíos y dirigidos a personas poco inteligentes o con graves problemas de autoestima, no resta mérito y valor a su obra, porque como dice Jiddu Krihsnamurti:

 “El mundo está tan lleno de opiniones como lo está de personas. Y usted sabe qué es una opinión. Uno dice esto, y algún otro dice aquello. Cada cual tiene una opinión, pero la opinión no es la verdad; por lo tanto, no escuche una mera opinión, no importa de quién sea, sino descubra por sí mismo qué es lo verdadero. La opinión puede cambiar de la noche a la mañana, pero no podemos cambiar la verdad.” 

 

Volviendo al vídeo del principio “¿Te atreves a soñar?”, quiero aportar una última reflexión que hace Jack Kerouac,  uno de mis escritores favoritos y con la que me despido.

“Todos los seres humanos son también seres de ensueños. El soñar une a toda la humanidad” 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en +HUMANOS, PENSAMIENTO, VÍDEOS CORTOS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s